CLASIFICACION. Junto con otros loros, pericos y cacatúas, las guacamayas pertenecen al orden de aves Psittaciformes. Son aves tropicales muy populares gracias a sus coloridos plumajes e interesantes conductas. La guacamaya roja mesoamericana se clasifica como Ara macao cyanoptera, dentro de la familia Psittacidae. Se distingue de las guacamayas sureñas de la subespecie A. m. macao por ser de mayor tamaño y porque en sus alas no tienen una banda ancha verde junto a la coloración amarilla.

 

NOMBRE CIENTÍFICO: Ara macao cyanoptera   

 

NOMBRES COMUNES: También se le llama guaca, lapa roja (Centroamérica), papagayo, Xiuhtecutli (náhuatl), Vucub-Caquix, Mox (maya), Tu’t (Lacandón), y Scarlet Macaw en inglés.

 

ESTATUS: La guacamaya roja mesoamericana pertenece a un subespecie diferente de la sudamericana y se encuentra en GRAVE PELIGRO DE EXTINCION en la naturaleza debido a la extracción desmedida de polluelos y adultos para el comercio y a la pérdida de su hábitat natural, la selva alta perennifolia.

 

DISTRIBUCIÓN ORIGINAL. En México, la guacamaya roja ocurrió históricamente desde el sur de Tamaulipas por Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Campeche y Chiapas y se reportaba como común. De Tamaulipas desapareció a principios del Siglo XIX. El precipitado declive por toda su área de distribución en el país ocurrió a principios de los años 1970s.

 

DISTRIBUCION ACTUAL. Actualmente se reportan sólo dos poblaciones, una pequeña en la selva Lacandona en Chiapas, y otra más pequeña en Los Chimalapas de Oaxaca. Existe un riesgo muy fuerte de que dentro de pocos años, la especie pueda desaparecer de México y de la región de la Selva Maya de Mesoamérica. Estudios recientes han demostrado que la población de la guacamaya roja en la Cuenca del Río Usumacinta, compartida por México, Guatemala, Belice y Honduras constituye una metapoblación de alrededor de 400 individuos reproductores.

 

HABITAT ORIGINAL. Utiliza con mayor frecuencia la selva alta perennifolia conservada; en particular, las zonas riparias e inundables son hábitats claves para su anidación, pues contienen los recursos alimenticios para su reproducción. Los juveniles durante los primeros meses después de dejar el nido presentan un área de actividad promedio de 7,355 ha, posteriormente realizan movimientos de mayores distancias, como de 9 a 21 km, y es posible que también realicen migraciones entre México y Guatemala.

 

SITUACIÓN ACTUAL DE SU HÁBITAT. La selva alta perennifolia tiene un elevado grado de transformación y la tasa de deforestación más alta del país. Los programas gubernamentales de expansión de la frontera agrícola, la extracción forestal, la recolonización y la transformación del suelo a tierras de cultivo y ganaderas, han dado como resultado que en la actualidad sólo exista el 10% de la superficie original de selva.

 

TAMAÑO Y PESO. Ocupan el cuarto lugar en tamaño entre las 17 especies de guacamayas de América. Los adultos miden 85-96 cm de cabeza a cola, con las plumas de la cola larga graduada y puntiaguda de 53 cm de largo en promedio; sus alas miden en promedio 41 cm de largo. Tienen un peso promedio de poco más de 1 kg. Los machos pueden ser ligeramente más grandes que las hembras. Con sus alas fuertes pueden alcanzar una velocidad de vuelo de 56 kilómetros por hora.

 

PLUMAJE. Es principalmente rojo escarlata, pero la rabadilla y las plumas de la cola están cubiertas de un color azul claro, las alas son de color amarillo con las partes superiores de las plumas de vuelo y los extremos de las plumas de la cola de color azul oscuro; la parte inferior de las plumas de vuelo de las alas y la cola son de color rojo oscuro con iridiscencias oro metálicas. Algunos individuos pueden tener verde en las alas. Las plumas de muchos psitácidos reflejan los rayos UV y estudios han demostrado que esto lo utilizan en la elección de la pareja (identificación individual). La coloración roja la obtienen gracias a 5 pigmentos rojos que producen llamados lipocromos y que se encuentran sólo en Psittaciformes. Sus plumas se renuevan permanente y las plumas viejas caen haciendo sitio para plumas nuevas. Un psitácido tiene entre 1500 y 15000 plumas eso depende de su tamaño específico. El plumaje protege y calienta el ave. Las plumas del contorno dan la forma externa y presentan los colores fuertes. Las plumas del vuelo se dejan manejar parecido como planos de sustentación de los aviones y permiten así maniobras exactas y elegantes. Abajo y más cerca al cuerpo se encuentran los plumones que son importantes para la regulación térmica. Las guacamayas rojas tienen la cara casi desnuda, mostrando su piel blanca, como otras aves que se alimentan de frutos pegajosos.
PICO. Tienen un pico fuerte y con él pueden trozar y extraer semillas. Se describe como una combinación de un “pica hielos (la maxila puntiaguda), un cincel (la parte afilada de la mandíbula), una lima (superficie acanalada interior de la maxila) y un torno de banco”. Su pico tiene muchas funciones entre ellas la exploración del medio ambiente, lo utilizan como herramienta y también lo usan para adecuar oquedades en los árboles que les servirán de nido.

En la escalada lo utilizan como una tercera pata. Su pico sirve también como arma para defenderse contra enemigos y rivales. En cambio con su pareja o sus crías, pueden hacer caricias suaves con él. La guacamaya roja tiene la maxila de color hueso y la mandíbula negro mate.

En el interior del pico grueso, hay una lengua que generalmente es grande y muscular. Su sentido de gusto funciona muy bien y es muy importante para escoger sus alimentos. La lengua ayuda para la palpación, y para machacar el alimento ya que no tienen dientes.

 

[spacer height=”20px”]

ÓRGANOS DE LOS SENTIDOS. Los Psitácidos no pueden oler muy bien, sus narinas solo sirven para respirar. Pero cuentan con un oído excelente, así los jóvenes identifican exactamente las voces de sus padres y no los confunden con otros adultos. Su mejor sentido es la vista. Ellos ven más colores que nosotros los humanos y tienen por la posición de sus ojos a los lados de la cabeza un campo visual muy amplio.

Su visión es tetracromática es decir que cuentan con la capacidad de percibir los colores azul, verde, rojo y ultravioleta (UV). Sus ojos sobresalientes facilitan la visión hacia todos lados. Su iris es amarrillo y que al disminuir su pupila les da una herramienta de amenaza. Los juveniles tienen un iris más obscuro que los adultos. Pueden ver con los dos ojos combinados o separados en la distancia o en la cercanía.

 

PATAS. Tienen dos dedos hacia adelante y dos dedos hacia atrás. Este arreglo les permite una gran destreza, y así usan las patas como manos. La prolongación de los dedos exteriores hace una parada firme, lo que posiblemente es la adaptación óptima para la vida en los árboles. Combinadas con el pico, sus patas les permiten una gran agilidad para trepar. Las patas son de color gris oscuro.

 

VOCALIZACIONES. Emiten chillidos y gritos muy fuertes, altos y en ocasiones de tono bajo, destinados a viajar muchos kilómetros para llamar a sus grupos. Logran comunicarse con una variedad de vocalizaciones y posturas; parejas acopladas participan en la comunicación táctil al acicalarse y realizan cantos interpretando un dueto.

 

SOCIABILIDAD Y CONDUCTA. Son en general bastante sociales, casi no son territoriales y pueden encontrarse en grupos (“compañías”) de gran tamaño. Eso les ayuda a evitar a los depredadores porque la vigilancia de un grupo es mucho mejor, gracias a la combinación de muchos individuos que están alertas. Les gusta estar en contacto con otros individuos ya sea de forma visual, vocal o táctil a través de sus picos. Ellos tienen conductas sociales con una gran complejidad y son capaces de aprender mucho entre ellos sobre alimentación, ruidos nuevos, técnicas de vuelo y pasan tiempo observando el comportamiento de otros miembros del grupo. Por esto esas aves sufren mucho en una jaula pequeña sin la opción de tener contacto con sus conspecíficos.
Muchos de ellos tienen llamados diferentes para diferentes propósitos, incluyendo llamados suaves de contacto, llamados de advertencia, o llamados previos a tomar el vuelo.

Muchos de ellos tienen llamadas diferentes para diferentes propósitos, incluyendo llamadas suaves de contacto, llamadas de advertencia, o llamadas previas a tomar el vuelo.

 

INTELIGENCIA Y COGNICIÓN. Todos los psitácidos son aves con un alto grado de inteligencia. Con sus patas y su pico exploran mucho en su ambiente manipulando y juegan con todo tipo de elementos que encuentran en el ambiente. Muchas especies de psitácidos usan herramientas en forma de palitos cortados exactos para rascarse o llegar a alimentos. Investigaciones científicas sobre la cognición de estas aves han encontrado que ellas tienen el mismo grado de inteligencia que un niño humano de 3 – 4 años! Si tienen que vivir en jaulas pequeñas sin estimulación sufren mucho por falta de actividades y pueden empezar de arrancarse sus plumas y automutilarse.

 

REPRODUCCIÓN. El periodo de reproducción de la guacamaya roja en América Central se extiende de diciembre a junio en la época seca, las guacamayas utilizan las cavidades de árboles grandes maduros. En general la guacamaya roja pone uno o dos huevos, presentando una nidada promedio de 1.57 huevos y la incubación de los huevos dura 26 a 28 días. La guacamaya roja demuestra una alta atención de los padres en la crianza de los pollos y la pareja reproductiva generalmente es monógama. Los pollos son altriciales, es decir, que nacen desnudos, ciegos y dependen de los padres para la alimentación y requieren mucho cuidado parental.

 

ALIMENTACIÓN
Comen principalmente frutas y nueces, y de vez en cuando complementan su dieta con néctar y flores. Se sabe que consumen los frutos antes de que estén maduros, los cuales tienen una piel dura y pulpa que es de difícil acceso, si no fuera por sus eficientes picos. Al acceder a estas frutas antes de que estén disponibles para otros animales, pueden obtener una ventaja competitiva. También son capaces de romper las más duras nueces y acceder a una muy alta variedad de frutos y semillas. Hay estructuras en el interior de su pico que les permiten presionar la semilla entre su lengua y el paladar y molerla para que pueda ser digerida.

Se ha reportado que en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua cerca de 80 especies de plantas de 22 familias botánicas les sirven de fuente de alimento. También se alimentan de tallos de hojas nuevas y bromelias, así como, de trozos de madera y larvas de las agallas de Astronium graveolens. El análisis bromatológico de los componentes de la dieta de la guacamaya roja en Perú, demostró que la especie consume una alto contenido de toxinas y lípidos en la dieta.
Las guacamayas rojas ocasionalmente consumen arcilla que se encuentra en las orillas de los ríos. Esto ayuda a la digestión de los productos químicos ásperos como los taninos que se ingieren al comer la fruta prematura.

 

REPRODUCCIÓN. Tienen una estrategia de reproducción con pocas crías y una elevada atención de los padres. Los pollos son altricios, es decir, que nacen desnudos, ciegos y dependen de los padres para la alimentación y requieren mucho cuidado parental. La temporada reproductiva de la guacamaya roja va de diciembre a junio. Anidan en cavidades naturales de árboles sobresalientes, vivos o muertos.

Reciben depredación y competencia por parte de halcones, abejas, loros, tucanes, oropéndolas, y un viejo de monte (Eira barbara). De estas especies, parece que los halcones y las abejas son las amenazas naturales más serias para su anidación. El tamaño de la nidada es de uno o dos huevos. Ocasionalmente, se han registrado nidadas de tres y hasta cuatro huevos pero generalmente, sólo eclosionan dos huevos y su éxito es de 1.5 en promedio.


La incubación de los huevos dura de 26 a 28 días, durante este periodo, la hembra se mantiene todo el tiempo cerca del nido, permaneciendo el 85–90% del tiempo dentro de la cavidad. En comparación, el macho realiza un promedio de 3.3 visitas al nido por día para alimentar a la hembra. Mantienen la misma pareja para toda su vida y se juntan en grupos para pernoctar. Casi siempre se les ve en pareja ya sea en sus nidos o en vuelo. La pareja puede mostrar afecto al lamer la cara del otro y acicalarse mutuamente. Una vez formada la pareja, rara vez se encuentran solos, excepto para buscar alimento cuando la hembra debe incubar los huevos.

Las crías abandonan el nido entre los 65 y 75 días de edad y permanecen un tiempo con los padres que puede ser de uno a dos años. Los padres dedican mucha atención a la crianza de los pollos. El adulto alimenta a los polluelos regurgitando un alimento licuado. La pareja no pondrá nuevamente huevos hasta que la o las crías de la puesta anterior hayan logrado independizarse. La guacamaya roja alcanza la madurez sexual a los 3-4 años de edad. Se puede esperar que el éxito de anidación y productividad reproductiva de la especie sea menor en áreas perturbadas con mayor presencia de depredadores y saqueo ilegal. A partir de datos de censos, se determinó que el 80% de la población silvestre de guacamayas no se reproducen en un año determinado. En Belice, se estimó que menos del 20% de la población se reproduce cada año.

[spacer height=”20px”]

HÁBITAT. La especie habita principalmente en selva mediana subperennifolia y
selva alta perennifolia, es una especie de las tierras bajas y generalmente no se encuentra arriba de los 500 m.

 

AMENAZAS
La más fuerte amenaza a las poblaciones silvestres de la guacamaya roja en México y en amplias zonas de su área de distribución, ha sido y es la extracción desenfrenada para el comercio de la especie. La demanda y el valor económico de la guacamaya roja en el mercado, impulsaron su tráfico ilegal tanto para el mercado internacional como para el nacional. Esta presión la ha llevado a la extinción local en la mayor parte de su distribución original.
Se estima que cada año hay una captura ilegal de 50 individuos, y entre 1995-2005 la PROFEPA reportó el aseguramiento de 144 ejemplares de la especie (probablemente de origen centroamericano).
Además, los cazadores furtivos buscan a los loros y al cortan el árbol donde anidan para acceder a los jóvenes o también cazan adultos. La tala de árboles para acceder a las guacamayas limita el número de lugares para anidar y esta práctica eventualmente limita el número de jóvenes criados.

Otra amenaza importante ha sido el incremento en la deforestación y la fragmentación del hábitat, que han tenido un impacto negativo también al ir disminuyendo dramáticamente sus recursos alimenticios, sus sitios de anidación y el área en sí disponible para su sobrevivencia.
A este problema se suman la depredación de los nidos de la guacamaya roja por aves y mamíferos y ataques de abejas africanas.
Otros agentes que ponen en peligro el éxito reproductivo de las guacamayas, son las tormentas que destruyen sus sitios de anidación, enfermedades crónicas, parásitos como larvas de Auchmeroyia luteola, Tabanus sp, Musca domestica y ácaros de Dermayssus gallinae afectando el desarrollo normal e incluso ocasionando la muerte de los pichones.
La competencia por las cavidades entre parejas de la guacamaya roja podría incrementarse en las áreas perturbadas donde hay una baja disponibilidad de sitios y donde se dan fuertes interacciones agonísticas llevando al fracaso de los nidos.

Existe el riesgo de que las poblaciones silvestres de la especie puedan desaparecer de la región dentro de 10 años.

 

CONSERVACIÓN
La ley actual dicta que es ilegal la extracción para el comercio de la guacamaya roja debido a su inclusión en el Apéndice I de CITES. Esto aplica no sólo en México, sino a toda su área de distribución.
Las tasas de reproducción en la naturaleza son bajas debido entre otras razones, a la escasez natural de sitios adecuados de anidación. Algunas organizaciones de conservación han encontrado que las especies de guacamayas anidan en cavidades artificiales y han complementado ciertas áreas con nidos artificiales.
El World Parrot Trust fue creado en 1989 para proteger a los loros en su ambiente natural. Además, hay una tendencia a que criadores proporcionen las plumas de las aves a comunidades indígenas que aún las ocupan, para que otras guacamayas no se sacrifiquen exclusivamente por las plumas.
En México, los únicos esfuerzos prácticos in situ, para nuestro conocimiento, que se están haciendo son en las comunidades del Municipio Marqués de Comillas, del ejido Reforma Agraria, de la Reserva de la Biosfera Montes Azules y en Chajul y Yaxchilán. Además de la protección del hábitat se vigilan los nidos para que no sean saqueados y se toman datos de su éxito reproductivo. También se tienen instalaciones ecoturísticas. Es muy importante continuar con este esfuerzo para esta población silvestre mexicana remanente.

En Guatemala, desde 2002, la Wildlife Conservation Society ha estado trabajando para conservar la última población remanente. Se está trabajando para construir una amplia alianza con instituciones locales, nacionales e internacionales para aumentar el número de guacamayas silvestres libres en el último refugio en Guatemala para la especie, la Reserva de la Biosfera Maya (RBM).
Además de los esfuerzos para proteger el hábitat, también se vigilan los nidos con regularidad, y se da tratamiento contra la colonización por abeja africanizada dentro de las cavidades de anidación con Permetrina (y ahora con el polvo Sevin también), se capturan imágenes de vídeo dentro de los nidos para comprender mejor la depredación natural, se construyen y colocan nidos artificiales, y se educa a los niños en edad escolar en las comunidades vecinas acerca de la difícil situación de las guacamayas en el área.
En comparación con las poblaciones de la otra subespecie de guacamaya roja, Ara macao macao, la población de A. m. cyanoptera está MUY AMENAZADA, con menos de 1,000 aves restantes en toda su área.

 

Literatura consultada
Cantu G., Juan Carlos y María Elena Sánchez Saldaña. 2007.
The Illegal Parrot Trade in Mexico: A Comprehensive Assessment.
Renton, K., T.C. Monterrubio-Rico, G. Carreón-Arroyo, y E.E. Iñigo-Elías. 2003.
Guacamaya roja (Ara macao cyanoptera). Ficha para el libro rojo de las aves de México y el Método de Evaluación de Riesgo. http://www.conabio.gob.mx/conocimiento/ise/fichasnom/Aramacao00.pdf
McGraw, K. J.; Nogare, M. C. 2005. Distribution of unique red feather pigments in parrots.
Biology Letters. 1(1): 38-43.
Le Plongeon, Alice. Notas sobre Yucatan. UADY 2000.
De la Garza, Mercedes. Aves sagradas de los Mayas.
Universidad Nacional Autónoma de México. Centro de Estudios Mayas.
Gish, Elisabeth. The Case for Bio-centric Development: An Ethnographic Study of the Tambopata Macaw Project, Ecotourism & Volunteer Tourism in the Peruvian Amazon. An International Development Studies MSc Thesis Presented to the Rural Development Sociology Department of Wageningen University, August 31, 2009.
Milbrath, Susan. Star gods of the Maya: astronomy in art, folklore, and calendars. Max Planck Institute for Demographic Research http://www.macawmountain.com/antiguos_mayas.htm