DISTRIBUCIÓN ORIGINAL. En México, la guacamaya roja ocurrió históricamente desde el sur de Tamaulipas por Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Campeche y Chiapas y se reportaba como común. De Tamaulipas desapareció a principios del Siglo XIX. El precipitado declive por toda su área de distribución en el país ocurrió a principios de los años 1970s.

 

 

DISTRIBUCIÓN ACTUAL. Actualmente se reportan sólo dos poblaciones, una pequeña en la selva Lacandona en Chiapas, y otra más pequeña en Los Chimalapas de Oaxaca. Existe un riesgo muy fuerte de que dentro de pocos años, la especie pueda desaparecer de México y de la región de la Selva Maya de Mesoamérica. Estudios recientes han demostrado que la población de la guacamaya roja en la Cuenca del Río Usumacinta, compartida por México, Guatemala, Belice y Honduras constituye una metapoblación de alrededor de 400 individuos reproductores.

HÁBITAT ORIGINAL. Utiliza con mayor frecuencia la selva alta perennifolia conservada; en particular, las zonas riparias e inundables son hábitats claves para su anidación, pues contienen los recursos alimenticios para su reproducción. Los juveniles durante los primeros meses después de dejar el nido presentan un área de actividad promedio de 7,355 ha, posteriormente realizan movimientos de mayores distancias, como de 9 a 21 km, y es posible que también realicen migraciones entre México y Guatemala.

SITUACIÓN ACTUAL DE SU HÁBITAT. La selva alta perennifolia tiene un elevado grado de transformación y la tasa de deforestación más alta del país. Los programas gubernamentales de expansión de la frontera agrícola, la extracción forestal, la recolonización y la transformación del suelo a tierras de cultivo y ganaderas, han dado como resultado que en la actualidad sólo exista el 10% de la superficie original de selva.