El uso de la secuenciación masiva para obtención de STRs para genotipificación como herramienta forense para la protección de especies

 

El Problema

El tráfico ilegal de especies sigue siendo un problema grave que puede causar la extinción de muchas especies explotadas, algunas de ellas verdaderamente carismáticas, que no se han protegido adecuadamente en sus puntos de distribución naturales. Necesitamos nuevas herramientas para poder hacer frente a este problema urgente. Como un ejemplo de lo que puede hacerse, presentamos una propuesta que puede aplicarse, en principio, a dos especies muy carismáticas de guacamayas y una especie emblemática de anfibio.

Los remanentes de las poblaciones nativas de guacamaya roja (Ara macao) en México y en otros países de América Central todavía sufren de saqueo de pichones y adultos para el mercado ilegal de aves de ornato. Los expertos han dicho que sólo quedan 10 años para poder salvar a estas poblaciones. Una situación similar afecta a la guacamaya verde (Ara militaris), una vez que sus poblaciones abundantes ya han disminuido drásticamente en las últimas décadas; los esfuerzos para salvarlas incluyen la organización de actividades de ecoturismo para apreciar su belleza natural, pero el período extenso de tiempo en que ocupan sus nidos en época reproductiva las hace altamente vulnerables a los saqueos y puede afectar el reemplazo natural de la población. En el caso de la rana arborícola de ojos rojos (Agalychnis callidryas), su hábitat natural se está reduciendo o contaminando, y su demanda para el mercado de mascotas está creciendo más allá de la sostenibilidad. Es muy importante entonces, para estos y otros casos, implementar un sistema de control que identifique inequívocamente las ejemplares para acreditar su procedencia legal y ser capaz de detectar y reducir las actividades ilegales.

 

La solución

Para poner una solución al tráfico ilegal, Bosque Antiguo AC tiene como objetivo crear un kit para la identificación genética individual que permitirá a las autoridades establecer un sistema de registro de “huellas genéticas” para todos los especímenes en legal posesión de esta especie. También nos permitirá registrar los ejemplares liberados en los proyectos de reintroducción, y los individuos marcados en los nidos de las poblaciones silvestres que estamos tratando de proteger, de manera que puedan ser identificados en caso de que lleguen al mercado ilegal.

El sistema actual sólo incluye el uso de anillos o chips que se pueden quitar fácilmente y colocar en especímenes adquiridos ilegalmente. Con la identificación del ADN, los perfiles genéticos pueden obtenerse a partir de los residuos orgánicos de cualquier muestra (plumas, sangre, piel, saliva), y se pueden utilizar para resolver conflictos legales sobre el origen de los individuos capturados, y ayudarán a determinar el origen más probable de muestras forenses de la especie en cuestión. Por lo tanto, esta herramienta puede permitir a las autoridades atacar las actividades de lavado más efectivamente.

Esta solución es similar a la aplicación forense que existe para los seres humanos, que consiste en analizar una muestra en un laboratorio forense con un kit de marcadores moleculares específicos de DNA conocido como STRs (repeticiones de bases en tándem o microsatélites), que por su gran poder son los marcadores de elección en los estudios forenses para la identificación individual.

La obtención de un kit de STRs para las especies silvestres era inaccesible no hace mucho tiempo, debido al alto costo y sofisticado proceso para su desarrollo. Bosque Antiguo AC busca aplicar nuevas tecnologías de alto rendimiento o secuenciación masiva de DNA para obtener el grupo óptimo de STRs para un kit de identificación individual, en menos tiempo y costo, para las especies en peligro de extinción por el tráfico ilegal.

Esta solución incluye la incorporación de los perfiles genéticos de los individuos que buscamos proteger en una base de datos para cada especie, para complementar el kit y con ella constituyen la herramienta que puede ser decisiva para las autoridades de protección ambiental se base en evidencia sólida en materia penal.

 

Impacto

La implementación de esta herramienta puede tener un efecto positivo en la conservación de las especies sujetas a tráfico, al evitar la extracción y procurar otros usos no extractivos (fotografía de la naturaleza, por ejemplo). Creemos firmemente que la existencia de esta herramienta puede tener un efecto disuasivo en reducir la demanda, ya que las personas que podrían ser potenciales consumidores de especímenes ilegales elegirán pensar dos veces antes de comprar un ejemplar que se puede determinar inequívocamente como de origen ilegal.

Las autoridades de gestión de la vida silvestre en México están interesadas en establecer perfiles genéticos como requisito, a los propietarios legales de estas especies. Esta medida requiere la existencia de este kit y la base de datos para poder buscar la procedencia. Por esta razón, ha llegado el momento de desarrollar esta herramienta para hacerse con el control del tráfico ilegal.

Esta herramienta forense está destinada inicialmente para su aplicación en dos especies de guacamayas, y la ranita de arborícola de ojos rojos, debido a que estas especies carismáticas son de mucho tráfico como animales de compañía, no sólo en México, sino también en los mercados de todo el mundo. Esta herramienta se puede ampliar fácilmente a otras especies de guacamayas. Y soluciones similares pueden aplicarse a otras especies.

 

Nuestro equipo

Bosque Antiguo A C es una organización sin fines de lucro dedicada a la conservación de la biodiversidad en México. Es uno de los participantes en la del Proyecto de Reintroducción de la Guacamaya Roja en México que, en los últimos 3 años, se ha llevado a cabo con la participación de Xcaret, Instituto de Biología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), y otras organizaciones . En la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas, Veracruz, donde esta especie fue extirpada hace más de 40 años, el proyecto ha logrado con éxito la liberación en el medio natural y la supervivencia de 64 individuos, después de haber sido criados artificialmente. A pesar de que la reintroducción está teniendo éxito, la eliminación ilegal de individuos de la naturaleza permanece como una amenaza potencial a este esfuerzo.

Bosque Antiguo AC cuenta con un equipo con la experiencia para obtener y analizar los datos genéticos. Como responsable de la propuesta, la Dra. Patricia Escalante es el representante legal del Bosque Antiguo AC e investigadora del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México. La Dra. Noemi Matías es una colaboradora experta en el desarrollo de los SRTs y en el análisis de los datos genéticos.