REPRODUCCIÓN. El periodo de reproducción de la guacamaya roja en América Central se extiende de diciembre a junio en la época seca, las guacamayas utilizan las cavidades de árboles grandes maduros. En general la guacamaya roja pone uno o dos huevos, presentando una nidada promedio de 1.57 huevos y la incubación de los huevos dura 26 a 28 días. Tienen una estrategia de reproducción con pocas crías y una elevada atención de los padres. Los pollos son altricios, es decir, que nacen desnudos, ciegos y dependen de los padres para la alimentación y requieren mucho cuidado parental.

Reciben depredación y competencia por parte de halcones, abejas, loros, tucanes, oropéndolas, y un viejo de monte (Eira barbara). De estas especies, parece que los halcones y las abejas son las amenazas naturales más serias para su anidación. El tamaño de la nidada es de uno o dos huevos. Ocasionalmente, se han registrado nidadas de tres y hasta cuatro huevos pero generalmente, sólo eclosionan dos huevos y su éxito es de 1.5 en promedio.


La incubación de los huevos dura de 26 a 28 días, durante este periodo, la hembra se mantiene todo el tiempo cerca del nido, permaneciendo el 85–90% del tiempo dentro de la cavidad. En comparación, el macho realiza un promedio de 3.3 visitas al nido por día para alimentar a la hembra. Mantienen la misma pareja para toda su vida y se juntan en grupos para pernoctar. Casi siempre se les ve en pareja ya sea en sus nidos o en vuelo. La pareja puede mostrar afecto al lamer la cara del otro y acicalarse mutuamente. Una vez formada la pareja, rara vez se encuentran solos, excepto para buscar alimento cuando la hembra debe incubar los huevos.

Las crías abandonan el nido entre los 65 y 75 días de edad y permanecen un tiempo con los padres que puede ser de uno a dos años. Los padres dedican mucha atención a la crianza de los pollos. El adulto alimenta a los polluelos regurgitando un alimento licuado. La pareja no pondrá nuevamente huevos hasta que la o las crías de la puesta anterior hayan logrado independizarse. La guacamaya roja alcanza la madurez sexual a los 3-4 años de edad. Se puede esperar que el éxito de anidación y productividad reproductiva de la especie sea menor en áreas perturbadas con mayor presencia de depredadores y saqueo ilegal. A partir de datos de censos, se determinó que el 80% de la población silvestre de guacamayas no se reproducen en un año determinado. En Belice, se estimó que menos del 20% de la población se reproduce cada año.